‎1968 El fuego de las ideas Marcelo Brodsky y Florencia Battiti 2
noticias de fotografia

CHARLA ENTRE MARCELO BRODSKY Y FLORENCIA BATTITI

En el marco de la exhibición individual de Marcelo Brodksy titulada “1968: El fuego de las ideas” el artista dialogará junto a la curadora Florencia Battiti en torno a su obra y proyecto de exhibición.

Viernes, 6 de mayo a las 18:00hs
ROLF ART – Posadas 1583, CABA

‎1968 El fuego de las ideas Marcelo Brodsky y Florencia Battiti

1968, El fuego de las ideas / Marcelo Brodsky & Florencia Battiti

Esta muestra esta dedicada a Mauricio y Sara Brodsky, por ser permanentes ejemplos de coherencia y lucha para
encontrar a su hijo desaparecido Fernando Brodsky, hermano del artista. Ambos han sido nombrados en 2015
personalidades destacadas de los Derechos Humanos por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires

La imaginación al poder

Marcelo Brodsky, artista y activista de los derechos humanos, trabaja a partir de imágenes y documentos de eventos específicos para investigar problemáticas sociales, políticas e históricas mas amplias. A través de su obra busca concientizar a los espectadores sobre momentos históricos, algunos de los cuales lo forjaron, a él a su familia así como a muchos de sus amigos. Más específicamente, y
como muchos de los de su generación en Argentina, Brodsky fue perseguido durante la dictadura militar, que durante siete años de reinado del terror, fue responsable de la tortura y muerte de entre 10.000 y 30.000 argentinos, incluyendo al hermano menor del artista, Fernando. Brodsky logra escapar de esa situación y vive en el exilio hasta que la dictadura finaliza en el año 1983. Aunque
las experiencias personales instigan y dan forma a sus impulsos artísticos, concientizar y educar a las audiencias con la esperanza de prevenir a otros de tal terror es una de sus más fuertes motivaciones.
Para hacer que los momentos elegidos y sus consecuencias sean accesibles al espectador, Brodsky aborda el medio fotográfico desde múltiples entradas. Constantemente su obra da cuenta de un profundo entendimiento del potencial poder de las fotografías, tanto algunas de ellas al momento de su creación como registros de noticas, como otras provenientes de subsecuentes publicaciones
y memorias. Por décadas, Brodsky fue dueño y director de una importante agencia de fotografías en Latinoamérica. Su éxito radicó parte en su conciencia sobre qué fotografías atraerían a un mayor público internacional, y parte porque comprendió cómo utilizar secuencias de imágenes en que la percepción de una simple imagen podía cambiar al ser emparentada o secuenciada junto a otras.
También entendió cómo orquestar a los textos con las imágenes de manera de dirigir la percepción de los espectadores incluso cuando las palabras parecieran ser aparentemente neutrales. Apasionado y determinado, Brodsky no tiene intenciones de ser neutral.

(…) En “1968: El fuego de las ideas” Brodsky presenta movilizaciones estudiantiles y relaciona eventos sucedidos en Argentina con la turbulencia social en todo el mundo a finales de los años sesenta. Los manifestantes estadounidenses que participaron de la Marcha de los Pobres en Washington liderada por Martin Luther King unos meses antes de su asesinato; los manifestantes en Londres en contra de la Guerra de Vietnam; en Bogotá, México, Córdoba, Río de Janeiro y San Pablo, trabajadores y estudiantes haciendo campaña juntos, en contra de los regímenes militares y otros tipos de estructuras de gobierno. Se los muestra con brazos estrechados, con banderas ondulantes y pancartas, ejerciendo una acción urbana masiva para reclamar por sus demandas. Las obras también incluyen extractos de discursos de Martin Luther King, el Che Guevara, Daniel Cohn Bendit, Herbert Marcuse y Agustín Tosco, cuyas ideas y acciones nutrieron a muchos de los manifestantes.

En una pancarta de la manifestación del Mayo Francés de 1968 se muestra, el grito de “L’imagination au pouvoir” (la imaginación al poder). Más que un llamado a “decir la verdad al poder” que sonaba en otras manifestaciones de la época, los parisinos pedían por el fin de todos los límites, incluso en la imaginación.

Brodsky es pragmático y directo. No pretende liberar la imaginación de toda restricción, sino potenciar su uso contra el poder corrupto y brutal. Tanto si nos invita a aprender, y a no olvidar jamás las atrocidades del pasado, a honrar a los líderes justos o, como en su más reciente campaña, a mantener la presión sobre las autoridades para resolver y enjuiciar a los responsables de los más recientes asesinatos en masa, aún impunes.

Anne Tucker

 

Anotate en Curso de Fotografia en Capital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s